Just another WordPress.com site

Harry Potter

Voldemort no es lo mismo que Tom Riddle Jr.!

Tom Riddle Jr. para
quien gusta del romance y de los destellos de maldad en un rostro
precioso, para quien cree en un futuro mejor y en las posibilidades de
cambiar los horrores del futuro, es para quien gusta de explorar sus
debilidades y devanarse los sesos acerca de porque un pobre niño
huerfano termino siendo un poderoso y oscuro Dark Lord.


Voldemort
es para quien quiere sangre, sadismo y hasta contenido sexual con alto
indice de violencia, quien adora las sombras y opina que en general
tenia mejores ideas y la oscuridad deberia reinar por siempre con Voldy
como un Dios. Curiosamente es a la vez para aquellos que leyeron El
Codigo DaVinci hasta que se lo tragaron todo como verdad irrefutable y
ahora ven pistas de antiguas civilizaciones perdidas, complots que
llevaban urdiendose desde hace siglos y al final conclusiones muy
bizarras de porque las cosas son como son ahora y extraños ensamblajes
como por ejemplo que Voldemort era el hijo de Judas, el nieto de Cain o
es la maldad que decidio encarnar el mundo… O simplemente Voldy es
para quien ya tenia sus palomitas listas cuando leyo el libro 7, feliz
porque creia que iban a matar a Harry Potter y le dio hasta diarrea
cuando se entero que Voldy murio del modo mas estupido posible (bueno en
realidad habia cosas peores como que se muriera de gripe mal cuidada
pero eso yaaa de plano seria: ¡Malditas drogas Rowling, te dije que no
te traerian nada bueno!)…


Para bien o para mal…

Tom
Riddle Jr.


Mejor conocido como Voldemort

Es lo maximo!!!

(N/T):
¿Alguna vez has leido algun fanfic que hable de Harry Potter/TomRiddle
Jr.? Yo si! Y puedo asegurar que ademas de ser muy loco y tras unos
largos cuestionamientos de porque estaba yo leyendo eso y como habia
llegado al fic tambien hay una gran diferencia… Mientras que los
fanfics de Tom hablan de romance, los de Voldemort… no son para
cardiacos jajajaja
Anuncios

Texto perdido The Marauders


-Relato de los Merodeadores-
El siguiente relato, es un escrito de 800 paginas realizado por J.K. Rowling
con fines beneficos. El mismo se situa 3 años antes del nacimiento de Harry
Potter.

La motocicleta de carreras tomó tan rápido la curva afilada en la oscuridad que
ambos policías del coche de la persecución gritaron: "¡Guau!". El
Sargento Fisher apretó su largo pie en el freno, creyendo que el chico que
montaba en el asiento de atrás de la moto volaría bajo sus ruedas. Sin embargo,
la moto siguió sin arrojar a ninguno de sus ocupantes, y con un pestañeo de su
luz roja trasera, desapareció en la estrecha calle de al lado.
-¡Ya les tenemos! -exclamó con excitación el capitán de policía Anderson-.
¡Esto es un callejón sin salida!
Tomando el volante con determinación y haciendo crujir la maquinaria, Fisher
rayó la mitad de la pintura de la chapa del coche en el intento de perseguirlos
por el callejón.
Los dos pasajeros estaban atrapados entre una pared de ladrillo y el coche de la
policía, que ahora se acercaba hacia ellos como un depredador gruñón de ojos
luminosos.
Había tan poco espacio entre las puertas del coche y los muros del callejón que
Fisher y Anderson habían salido con dificultad del vehículo. Dañó su dignidad
tener que medir pulgada a pulgada, como si se tratasen de cangrejos. Fisher
arrastró su generosa panza por el muro, arrancando botones de su camisa por el
camino, y finalmente descolocando el retrovisor con su parte trasera.
-¡Bajad de la moto! -bramó a los jóvenes que sonreían con insolencia, que se
habían sentados con la luz azul parpadeante como si disfrutasen con ello.
Lo hicieron como se lo habían mandado. Después de librarse del espejo
retrovisor roto, Fisher les miró con ferocidad. Parecían tener unos dieciocho
años. El que había estado conduciendo tenía una melena larga y negra. Su buen
aspecto insolente desagradablemente le recordó a Fisher al novio guitarrista y
holgazán de su hija. El segundo chico también tenía cabello negro, aunque era
corto e iba en todas las direcciones. Llevaba gafas y una ancha sonrisa. Los
dos vestían camisetas con un gran pájaro dorado estampado; un emblema, no había
lugar a dudas, de alguna banda de rock sin ritmo y ensordecedora.
– ¡No lleváis cascos! -gritó Fisher, señalando la cabeza esprotegida de uno de
ellos-. Excediendo el límite de velocidad con una considerable cifra -(de
hecho, la velocidad registrada había sido mayor que la que Fisher estaba
preparado para aceptar de una moto que pudiese viajar)-. ¡Ignorar la detención
de la policía!
-¡Nos encantaría detenernos para conversar! -dijo el chico con gafas-. Solo
intentábamos…
-No te hagas el listillo. ¡Los dos estáis metidos en un buen lio! -gruñó
Anderson-. ¡Nombres!
-¿Nombres? -repitió el conductor de cabello largo-. Er… Bueno… déjame ver.
Está Wilberforce… Bathsheba… Elvendork…
-Y lo que es bonito sobre ese es que puedes usarlo tanto para chico como para
chica -dijo el chico con gafas.
-Oh, ¿te refieres a nuestros nombres? -preguntó el primero-. Deberías habérmelo
dicho. Éste de aquí es James Potter, y yo soy Sirius Black.
-Las cosas se van a poner verdaderamente negras para ti en un minuto, pequeño
descarado…
-Pero ni James ni Sirius estaban prestando atención. De repente estuvieron tan
alerta como perros de caza, mirando más allá de Fisher y Anderson, sobre el
techo del coche de policía, en la boca oscura del callejón. Entonces, con
movimientos idénticos y fluidos, se llevaron la mano a sus bolsillos traseros.
En el espacio de un latido los dos policías imaginaron pistolas saliendo de
ellos, pero un segundo después descubrieron que los motoristas no habían sacado
otra cosa que…
– ¿Baquetas? -preguntó Anderson-. Sois un par de bromistas, ¿verdad? Está bien,
quedáis arrestados bajo los cargos de…
Pero Anderson nunca llegó a decir los cargos. James y Sirius habían gritado
algo incomprensible, y los haces de luz del coche se habían movido.
Los policías dieron una vuelta a su alrededor, después miraron a sus espaldas.
Tres hombres estaban volando -realmente volaban- en el callejón sobre escobas.
Y al mismo tiempo, el coche de policía estaba encabritado sobre sus ruedas
traseras.
Las rodillas de Fisher cedieron; cayó sentado. Anderson tropezó con las piernas
de Fisher y cayó encima de él, mientras oían flump-bang-cruch escucharon a los
hombres de las escobas chocar contra el coche y caer, aparentemente
inconscientes, en el suelo, mientras trozos de escoba caían a su alrededor.
La moto había vuelto a rugir de vida de nuevo. Con la boca abierta, Fisher miró
atrás para ver a los dos adolescentes.
-¡Muchas gracias! -le dijo Sirius sobre el ruido de la maquinaria-. ¡Os debemos
una!
-Sí, ha sido un placer conoceros -dijo James-. Y no lo olvidéis: ¡Elvendork!
¡Es unisex!
Hubo un crujido que sacudió la tierra, y Fisher y Anderson se abrazaron el uno
al otro de miedo; su carro acababa de caer de nuevo al suelo. Ahora era el
turno de la moto de rugir. Antes de que los policías diesen crédito a lo que
veían sus ojos, surgió en los aires: James y Sirius desaparecieron en el cielo
nocturno, con la luz trasera parpadeando detrás de ellos como un rubí que
desaparecía.

-Sobre el relato-

El escrito original, fue subastado por J.K. Rowling, y fue adquirido por Hira
Digpal, presidente de una compañía de consultoría bancaria en Tokio, en 25.000
libras esterlinas ($48.852, 31.588€).


Sabes que has leido demasiado Harry Potter cuando…

1.- Al cumplir 11 años esperas con ansia un comunicado de ingreso a una escuela de magia.

2.- Si da la casualidad que tienes más de 11 años (T_T):

a) Crees que tu carta se les ha de haber traspapelado (que ya no ha de tardar…)

b) Te enojas con tu familia por haberse mudado sin avisar al Ministerio de Magia del país.

c) Echas pestes en contra de los cazadores furtivos de lechuzas (o de tecolotes, para sonar más autóctonos)

3.- Sea cual sea tu reacción en el punto 2, tratas de convencer a tu familia de que te permitan comprar una lechuza (tecolote) para mandar un reclamo.

4.- Ya estando en eso aprovechas la lechuza (tecolote) para enviarles cartas a tus amigos (que casualmente también son magos y/o brujas frustrados que también han sufrido la gota gorda para convencer a sus familias de que los dejaran tener sus lechuzas [tecolotes]).

5.- Si vas a pasar una temporada con tus tíos, así sean las personas más amables del mundo, les pides que de dejen dormir en alacena y que te traten con la punta del zapato.

6.- Pones a dieta a todos tus primos, estén gordos o no (digo, ¿para qué arriesgarse?)

7.- Buscas una familia numerosa donde todos sean pelirrojos y pides que te adopten (total, uno más…).

8.- Tu casa ideal es una torre de piedra torcida con un fantasma en el ático y gnomos en el jardín.

9.- Tienen que llamar a un psicólogo para que te disuada de lanzarte del tercer piso con tan solo una escoba en la mano.

10.- Por fin te convences de que la escoba de tu casa es una escoba común y corriente (¡rayos!), pero empiezas a ahorrar para comprarte (como mínimo) una Nimbus 2,000.

11.- Mandas cientos de cartas a todas las televisoras habidas y por haber para que transmitan partidos de Quidditch en horario estelar (nada de e-mail, todo por lechuza [tecolote])

12.- Te sientes mal cuando descubres que tu gato tiene las patas perfectamente rectas.

13.- A cuanto dentista ves le preguntas: ¿Y cómo le va a su hija en Hogwarts?

14.- Pones trampas para ratas en tu casa esperando que a alguna le falte un dedo, en caso contrario la dejas ir (ante el horror de algún testigo circunstancial)

15.- Cuando tus padres te preguntan que para qué &%$!&% quieres una chimenea en tu cuarto respondes alegre e inocentemente: ¡Imagínense lo útil que será cuando la conectemos a la red Flu!

16.- Le pides a tu padrino que si por favor sería tan amable como para convertirse:

a) en perro

b) en un prófugo convicto por asesinato múltiple (pero inocente, ¿eh?)

17.- En caso de que tu padrino te mande al diablo por lo del punto 16 (lo más probable), te dedicas a ofrecer comida y refugio a cuanto perro grande, negro y peludo ves, con mucha discreción y sin hacer preguntas.

18.- Le presentas tus respetos a todos los gatos atigrados de la ciudad.

19.- Le dices Fawkes al canario e insistes en que su canto te vigoriza.

20.- Te resistes a tirar a la basura aquel sombrero viejo (siempre existe la posibilidad de que el día menos pensado hable)

21.- Planteas al director de tu escuela la posibilidad de dividir a los alumnos en cuatro casas (para el sorteo ofreces al sombrero del punto 20).

22.- A falta de maestro de Pociones, odias al maestro de Química (sí: Química, Pociones, mezclar cosas, ya sabes…)

23.- Tratas de incluir "Defensa Contra las Artes Oscuras" como materia optativa en tu horario.

24.- Le sacas la vuelta a los sáuces.

25.- Te vuelves un miembro activo de cualquier grupo ecológico especializado en la protección de ciervos.

26.- Te escandalizas cuando no ves a ningún goblin en el banco y vas a reclamarle al gerente: "¡¿Qué clase de seguridad es esa?!"

27.- Como al llevar a cabo el punto 26 se te quedan viendo raro, agarras aire de dignidad y le informas al ejecutivo que te está atendiendo que cancele tu(s) cuenta(s) ahí porque vas a transferir tus riquezas (?) a Gringotts (míseros tres pesos, pero en fin…)

28.- Mientras investigas dónde está la sucursal de Gringotts en tu localidad, vas a la tienda de mascotas a comprar un perrito de tres cabezas para que cuide de tu alcancía.

29.- Comienzas a ver tu diario con desconfianza.

30.- Miras con horror a todo aquel que tenga una calavera tatuada en el brazo.

31.- Empiezas a investigar dónde conseguir a un elfo doméstico.

32.- Tratas de comunicarte con las serpientes del zoológico.

33.- Revisas cada rincón de tu escuela, dedicándole más atención a los baños, tratando de encontrar alguna Cámara Secreta.

34.- Cuando no encuentras ninguna te dedicas a hacerla.

35.- Le dices a tu padre que ya estás listo/a para que te dé su capa invisible.

36.- Si tienes un conocido/amigo/pariente que mida menos de medio metro y sea algo travieso, de inmediato comienzas a llamarlo Peeves.

37.- Si un par de gemelos te regala algo, lo miras con desconfianza (especialmente si son varones, y si son pelirrojos, mucho peor)

38.- Los empleados de la tienda de artículos para el hogar están hartos de decirte que no te pueden dar el precio de ninguna "Saeta de Fuego".

39.- Punto 38 aplicado ahora en los empleados de tiendas deportivas.

40.- Te desconciertas cuando te enteras de que poseer lechuzas (tecolotes) es ilegal.

41.- Vigilas a los amigos de tu padre para ver cual se transforma en hombre lobo.

42.- Vas a la librería con una jaula de acero reforzado. Si alguien te pregunta para qué es, respondes: Es para transportar cómodamente mi ejemplar del "Monstruoso libro de los monstruos"

43.- Cada que abres un armario tratas de al hacerlo no mirar dentro por temor de que salga un boggart. 44.- Tu propuesta ciudadana consiste en sugerir que se contrate dementores en las penales.

45.- No hay escarabajo que se te escape vivo.

46.- Te enlistas en los boyscouts con el fin de al explorar los bosques te encuentres con un centauro o un unicornio.

47.- Te sales de los boyscouts porque en su itinerario no figura ningún Bosque Prohibido.

48.- Fawkes (el canario del punto 19) ya no tiene plumas en la cola (o para el caso en ningún lado) ya que te has empeñado en fabricar tus propias varitas mágicas.

49.- Para la clase de civismo haces una composición de porqué se deberían respetar los derechos de los gigantes.

50.- Cuando tu maestro/a te manda repetir tu trabajo (porque lo considera absurdo), lo haces ahora sobre los derechos de los hombres lobo.

51.- Tu desconcertado/a y a-punto-de-explotar-maestro/a te manda por tercera vez a repetir la composición, ahora la haces sobre las malas condiciones laborales de los elfos domésticos

52.- Como resultado de los puntos 49-51, tu maestro/a termina en el hospital con un paro cardiaco y/o respiratorio, así que cuando anuncian que habrá un reemplazo temporal, sugieres que no deberían precipitarse y esperar a que el titular regrese como fantasma.

53.- Ahora que se van a ir de vacaciones, comentas con tu mamá la conveniencia de tener un colacuerno húngaro para que cuide la casa.

54.- Como todavía no se ponen de acuerdo a dónde van a ir por las vacaciones, propones que vayan a Hogsmeade, pero por la cara que te ponen votas por la propuesta de tu mamá que es la playa.

55.- Una vez en la playa, vas a tomar tu primer tu primer clase de buceo, y en lugar de ponerte los tanques de oxígeno preguntas cándidamente dónde guardan las branquialgas.

56.- Cuando un bien intencionado adulto te pregunta a qué te gustaría dedicarte, respondes sin vacilar que a auror.

57.- Vas a una agencia de empleo para averiguar cuántas plazas hay para aurores.

58.- De repente cuando te sientes triste, te obligas a ti mismo a ser más optimista de lo que solías ser por temor a que algún dementor sea la causa de tus momentos tristes. Además, te la pasas tragando (no comiendo; tragando) chocolate.

59.- Comienzas a ver cosas relativas a Harry Potter en cualquier lado. (No es mi culpa de uno tener gran imaginación, ¿no?, me refiero por lo de relacionar cosas con HP)

60.- Vas a la papelería y te enfadas porque ahí sólo venden "estrellitas", de las que ponen las maestras del kinder en la frente de los niños "buenos", pero nada que ni remotamente tenga forma de rayo…

61.- Comienzas a pensar seriemente en irte a la escuela o a todas partes sin peinar e insistes en que es lo máximo que puedes hacer con tu cabello.

62.- O en su defecto, lo tiñes de rojo.

63.- Comienzas a sospechar que todas las personas que usan lentes llamativos y de colores se convierten en miserables escarabajos.

64.- En clases de ecología o de ciencias naturales, insistes en que lo que tú quieres cultivar en tu botecito de Gerber no son miserables e insignificantes semillitas de frijol sino cualquiera de las siguientes cosas a saber: Podos de sauce boxeador, mandrágoras (por si alguien en la escuela queda petrificado), tentacula venenosa, o cualquier otra planta por el estilo…

65.- Ninguna película de monstruos puede austarte, ya que nada puede superar a la terrorífica imagen que tu mismo pusiste en tu cerebro al imaginar cómo sería el escreguto de cola explosiva adulto.

66.- Ya que al parecer es la única rama de la magia que se conoce en este desdichado mundo muggle, optas por estudiar adivinación, antes la furia de tus padres, que quisieran que estudiaras algo más "útil y productivo", como por ejemplo inglés, francés, o que mejoraras esas horribles notas bajas en matemáticas y física… etc.

67.- Cuando escuchas mencionar que se hará un evento con otras escuelas no te quedas a averiguar de qué se trata sino que te lanzas corriendo a conseguir tu huevo de oro.

68.- Llegas a la parada del camión y preguntas a cualquiera que esté esperando ahí si por ahí pasa la ruta del autobús noctámbulo.

69.- Recorres todos los puestos de periódicos de la ciudad tratando de conseguir un ejemplar de "El Profeta" aunque sea atrasado.

70.- Si te vas de vacaciones a algún lugar cerca de un lago:

a) si puedes, llamas a la casa o al celular de tu mejor amigo para ver si está bien, en caso de no encontrarlo, te avientas al lago para ver si no lo tienen atrapado en el fondo las sirenas y/o tritones.

b) si no hay manera de conseguir un teléfono por ahí, te lanzas al lago de buenas a primeras.

71.- Insistes en comprar plumas de águila y tinta para usarlas en la escuela, no te importa que todos te vean raro y que te digan que las águilas son un ave en peligro de extinción.

72.- Tratas de conseguir pergamino y entregar tus tareas en él, sin importarte la cara de pasmo de tu maestro/a.

73.- Vas a las dulcerías buscando infructuosamente dulces en forma de pluma de águila, una vez que todos se han acostumbrado a verte con ellas.

74.- Te entra un odio viceral a las reporteras chismosas e inventa-historias, como Rita Skeeter o Paty Chapoy.

75.- Tu familia y amigos están hartos de que cada vez que van a tomar el tren de la índole que sea invariablemente vas y te estrellas en el trozo de pared que está enmedio de de dos andenes, pues estás seguro que un día de estos encontrarás la entrada al Andén 9 3/4.

76.- Da la casualidad de que muchas de las veces que tomas el dichoso tren del punto 75, te encuentras con una señora bajita y regordeta de cabello rojizo, a la que tienes harta de tanto preguntarle cómo están sus siete hijos.

77.- Tu mejor amigo ya no te puede ver ni en pintura, pues sigues insistiéndole en que se pinte el pelo de rojo.

78.- Si tienes algún conocido que se haya ganado algún trofeo en la competencia que sea, lo miras con asombro y sin poder creer que cuando lo tocó no fue teletransportado a otro rincón del mundo donde lo esperaba su peor enemigo.

79.- Si eres tú quien se gana algún trofeo en alguna competencia, te lo llevas a casa colgando aunque sea de una rama de árbol con tal de no ponerle la mano encima.

80.- Tu familia entera sabe de lo que estás hablando cuando le echas la culpa a Quien-tú-sabes de todo lo malo que te pasa a ti o a ellos.

81.- Dos puntos extra si te dan la razón (de lo del punto 80).

82.- Ninguna película te hará llorar por más triste que esté después de que has leído lo del espejo de Oesed, la tragedia de Sirius, el discurso de Dumbledore por la muerte de Cedric, etc, etc.

83.- Eres el único en tu escuela que se dirige a tus maestros con el título de "Profesor" seguido por el apellido.

84.- No importa dónde estés, a cualquier lugar que te vayas de vacaciones le encuentras parecido con algún escenario del libro.